Los empresarios del G6 expresaron a Milei su apoyo al rumbo oficial, pero admitieron su preocupación por la recesión

Los empresarios del llamado Grupo de los 6 le manifestaron a Javier Milei su apoyo al rumbo y las reformas que impulsa el Gobierno durante una reunión que mantuvieron este viernes desde el mediodía en su despacho de la Casa Rosada. Los representantes de las principales cámaras empresariales del país también resaltaron su preocupación por el impacto de la recesión, en el marco de la profundización de la caída del consumo y los despidos, pero encontraron a un Presidente que no esquivó el tema y se mostró “descontracturado”.

Durante el encuentro, que se extendió por unas dos horas, el mandatario comenzó con un panorama sobre la herencia recibida y los primeros resultados de la gestión, en donde se ponderó la baja del gasto público y la acumulación de reservas, aunque hubo tiempo para tocar temas de agenda internacional como su mano a mano con el Papa Francisco.

Milei prometió a los hombres de negocios que bajará impuestos ni bien lo permita la situación fiscal, al igual que lo había hecho este jueves a los mismos interlocutores Luis Caputo, y proyectó que la salida del cepo cambiario comenzará en el segundo semestre. “Fue música para nuestros oídos”, dijo uno de los presentes.

Milei ratificó que buscará avanzar en una baja de impuestos y la eliminación del cepo cambiario.Milei ratificó que buscará avanzar en una baja de impuestos y la eliminación del cepo cambiario.

Pasado el mediodía llegaron a la Rosada el titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja; de la Cámara Argentina de la Construcción (Camarco), Gustavo Weiss; de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, Adelmo Gabbi; de la Sociedad Rural Argentina, Nicolás Pino; la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), Mario Grinman, y en representación de la Asociación de Bancos Argentinos (Adeba) estuvo el presidente del Banco Macro y River Plate, Jorge Brito.

“El encuentro fue totalmente descontracturado. Nos pidió que no los llamemos Presidente, sino Javier, e incluso él estaba vestido con ropa normal negra y nosotros de traje. Le dijimos que el G6 apoya el modelo que quieren implementar. Vi a un hombre consciente del esfuerzo que están haciendo todos los argentinos y muy decidido en el camino que quiere tomar”, contó Grinman ante la consulta de Infobae.

“Nos prometió que si continúan con el superávit fiscal y juntando reservas en el Banco Central puede haber una baja de impuestos. No dio una fecha, pero reiteró que es una persona ‘anti impuestos’, por lo que su idea es bajar la presión impositiva. La eliminación del cepo puede llegar a partir del segundo semestre. Nos explicó que de reservas negativas pasaron a estar prácticamente equilibrados, un logro muy importante”, añadió.

Por su parte, Funes de Rioja, quien también es titular de la Copal, entidad que nuclea a las alimenticias, aseguró que la apertura de las importaciones a artículos de la canasta básica no estuvo sobre la mesa por ser un problema sectorial. “Sí estuvo sobre la mesa la recesión. No cabe duda que la contracción en la industria y otras actividades es importante. Eso está ponderado por el Presidente y por eso la vocación de acelerar los tiempos que permitan que la recuperación sea una “V” lo más rápido posible”, detalló.

Dentro de la UIA comenzó una interna entre los representantes de las grandes empresas, que son las que apoyan a Milei, encabezadas por Techint, y las que representan a las pymes. Este último grupo no son necesariamente opositoras al Gobierno, pero comienzan a señalar que son las que sufren con mayor crudeza el impacto del programa económico.

“Estábamos muy interesados en este diálogo con el Presidente para que conociera nuestra posición de apoyo a la estabilización macroeconómica y, al lado de eso, puntualizar aquellas cuestiones que implican la normalización de la economía en el mediano plazo para poder crecer. Nos comentó sobre las gestiones que estaba realizando tanto desde el punto de vista interno como el internacional. Las entidades coincididnos en que el diálogo fue positivo y ojalá sea el primero de muchos para construir la Argentina que queremos”, agregó el presidente de la casa fabril.

En ese sentido, Pino resaltó que Milei estaba al tanto de los problemas que enfrenta el sector agropecuario y que prometió una baja de impuestos, incluidas las retenciones. Este es un histórico reclamo del sector, el cual generó a comienzos del nuevo Gobierno incomodidad por la intención de subir los derechos de exportación en el capítulo fiscal de la primera “Ley Bases” que fue rechazada en el Congreso.

“Nos llevamos el comentario de que a medida que los números vayan siendo más amables, más amigables, que el déficit sea cero y perdure en el tiempo, vamos a empezar a hablar de quita de impuestos, por supuesto que dentro de esa quita de impuestos o baja de impuestos, involucra las retenciones a todas las producciones agropecuarias”, precisó el titular de la Sociedad Rural.