Superávits gemelos: El saldo del comercio exterior tuvo US$ 1.438 millones a favor al mismo tiempo que hubo superávit fiscal

El INDEC confirmó que la Argentina registró un superávit comercial de por lo menos US$ 1.438 millones de dólares al cierre del mes de febrero, una tendencia que se mantiene por cuarto mes consecutivo, y el segundo mes en el haber del gobierno del presidente Javier Milei.

No se veía una cifra semejante para cualquier mes de febrero desde el año 2012. De hecho, en el mismo mes del año pasado se observó un déficit de hasta 232 millones de dólares bajo la gestión kirchnerista.

 

 

Algunas consultoras estiman que como resultado de la mejora de las condiciones para el campo, la caída de las tasas de interés mundiales (y su debido impacto en el precio de los commodities), las reformas para liberalizar el comercio exterior y el despegue del frente energético, el saldo comercial para el 2024 podría alcanzar un superávit de hasta 17.500 millones de dólares (equivalente al 3% del PBI).

Las exportaciones medidas en dólares se incrementaron hasta un 5,2% interanual con respecto al mismo mes del 2023, mientras que el volumen de las importaciones descendió hasta un 18,6% en el mismo período.

El sinceramiento del valor del tipo de cambio oficial permitió corregir la subvaluación artificial de las importaciones y al mismo tiempo el encarecimiento excesivo de las exportaciones argentinas.

 

 

Al mismo tiempo, el equipo económico del ministro Luis Caputo eliminó el sistema SIRA que había implementado Sergio Massa, reemplazándolo por un sistema regulatorio más flexible. La desregulación comercial fue especialmente importante en lo que respecto a la importación de alimentos de la canasta básica y medicamentos.

Se llega así a una situación de “superávits gemelos”: superávit en el frente externo y superávit en el frente fiscal. Esto se mantuvo sin excepción a lo largo del primer bimestre del año.

Aprovechando los primeros resultados del programa económico, el Banco Central presidido por Santiago Bausili continúa su proceso de saneamiento y sigue acumulando reservas para garantizar una salida ordenada del cepo cambiario.