Villa Mercedes: hicieron un pañuelazo contra el abuso infantil

Rojo. Ese es el color que diferentes agrupaciones y familiares de víctimas eligieron a nivel nacional para pedir un freno a los abusos sexuales infantiles. Y de ese matiz se tiñeron los pañuelos que se alzaron esta tarde en la plaza San Martín, en una intervención para alertar a la comunidad sobre la gran cantidad de casos que azotan a la ciudad.

 

La iniciativa partió de la colectiva feminista Aquelarre, que quiso acoplarse a los acampes que se realizaron en diferentes puntos del país para visibilizar un problema que es histórico, pero que parece recrudecerse cada vez más.

 

“La convocatoria salió de otras provincias y nos quisimos sumar para colaborar con las familias de los casos que hay acá y para estar en contacto con ellas. La propuesta era hacerlo en los Tribunales, pero decidimos trasladarlo a la plaza porque transita más gente y porque a la tarde en el Poder Judicial ya no hay nadie”, argumentó Marisa Sandoval, una de las integrantes de la agrupación.

“Yo sí te creo”, “Tarjeta roja al abuso infantil”, “Reforma judicial ya” y “Por infancias libres” fueron algunas de las leyendas que se pudieron observar en los carteles que colgaron de los árboles. Diferentes grupos de amigos, madres  y padres con sus niños se congregaron después de las cinco y se sentaron en el césped del espacio verde que mira hacia la avenida Mitre y al edificio de la Municipalidad.

 

“Esta es una guerra infinita contra un sistema judicial lento y con muy poca empatía”, dijo al micrófono la mamá que denunció los abusos de un entrenador de básquet hacia su hija de seis años. “Lo que quiero es justicia. Los abusos fueron comprobados en Cámara Gesell en 2017 y llevo cuatro años cruzándome a este pedófilo en la calle”, enfatizó otro papá con una historia similar.

 

Luego de sus crudos testimonios, Sandoval habló sobre el otro tema que buscan dar a conocer al resto de los vecinos: el Síndrome de Alienación Parental (SAP). “Es un artilugio, un invento que lo hizo un tal Richard Gardner, una persona que se confesó pedófilo. Lo usan en la Justicia como defensa para los abusadores, en contra de las madres, argumentando que son las que inculcan hablar mal de sus papás. Pero esto no tiene ningún fundamento científico”, explicó.

 

La convocatoria, que también se repitió en la capital puntana y en Merlo, y a nivel nacional, sirvió para lanzar una campaña simbolizada con los pañuelos rojos.

 

“Como feministas, estamos en contra de todas las violencias ejercidas a las mujeres y a las adolescencias, y no escapa a las niñeces y las adolescencias. Por eso tomamos esta lucha como propia y apostamos a la Educación Sexual Integral, que es una ley que no se quiere implementar en las escuelas y es fundamental para detectar casos”, denunció.