Renunció Elena Highton de Nolasco a la Corte Suprema y Alberto Fernández deberá designar un reemplazo

La magistrada aguantó su salida desde 2017, cuando debería haberse jubilado cuando cumplió 75 años. Sin embargo, ahora dejará que su puesto lo ocupe un designado de Alberto Fernández.

La jueza Elena Highton de Nolasco presentó su renuncia a la Corte Suprema de Justicia. La magistrada le informó telefónicamente su decisión al presidente Alberto Fernández, quien ahora deberá elegir un reemplazante y nominarlo para que el Senado lo apruebe.

La carta formal que se hizo pública está fechada el 30 de septiembre, por lo que la decisión fue tomada hace ya varios días. La salida se hará efectiva el 1° de noviembre, antes de las elecciones legislativas.

La magistrada aguantó su salida desde 2017, cuando debería haberse jubilado cuando cumplió 75 años. Sin embargo, ahora dejará que su puesto lo ocupe un designado de Alberto Fernández.

 

La jueza Elena Highton de Nolasco presentó su renuncia a la Corte Suprema de Justicia. La magistrada le informó telefónicamente su decisión al presidente Alberto Fernández, quien ahora deberá elegir un reemplazante y nominarlo para que el Senado lo apruebe.

La carta formal que se hizo pública está fechada el 30 de septiembre, por lo que la decisión fue tomada hace ya varios días. La salida se hará efectiva el 1° de noviembre, antes de las elecciones legislativas.

“Tengo el agrado de dirigirme al Señor Presidente de la República con el objeto de presentar mi renuncia al cargo de Jueza de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con efectos a partir del 1 de noviembre del corriente año”, comunicó la magistrada. “Saludo al Señor Presidente con las expresiones de mi consideración más distinguida”, completó.

La jueza que siempre simpatizó con el kirchnerismo (aunque le jugó en contra más de una vez) ya debería haberse retirado el 7 de diciembre de 2017 cuando cumplió 75 años, la edad límite establecida por la Constitución para ejercer el cargo sin un nuevo acuerdo del Senado. En aquél entonces debería haber sido reemplazada por Macri, lo que llevó a un pedido del kirchnerismo que hiciera todo lo posible para quedarse.

Sin embargo, la jueza obtuvo un fallo judicial que le permitió continuar en el cargo, pese a las presiones que sufrió del gobierno de Cambiemos para liberar su lugar en el tribunal. En abril de 2017, había anticipado que su idea era continuar en la Corte indefinidamente, “mientras tuviera fuerzas para hacerlo”.

Pero la situación cambió completamente. Highton de Nolasco mantiene una estrecha relación con Fernández. De hecho, ella fue designada en 2004, tras una propuesta del entonces presidente Néstor Kirchner luego de la destitución de Eduardo Moliné O’Connor. Se dice que Fernández, en aquél entonces jefe de Gabinete, tuvo que vetarla y en ese proceso entabló una estrecha relación con ella.

 

Ahora, molesta por la falta de consenso, Highton de Nolasco ya mostró su apatía por seguir en el cargo cuando no participó de la audiencia en la que se designó como nuevo presidente de la Corte a Horacio Rosatti. Sus allegados aseguran que la magistrada entendía que se había cumplido un ciclo en el cuerpo, luego de la fractura registrada en la última reunión extraordinaria de acuerdos de la que tampoco participó Ricardo Lorenzetti.

Con la salida de Highton de Nolasco, se abre una puerta para que el Poder Ejecutivo dominado por Cristina Kirchner proponga a un nuevo integrante del máximo tribunal, que vive una situación particular luego de la reciente renovación de autoridades. No obstante, no será un camino sencillo para el Gobierno: Alberto Fernández aún no logró el consenso necesario para la aprobación de su elegido para la Procuración, Daniel Rafecas. Fuentes oficiales adelantaron que la idea del Presidente es proponer a una mujer para mantener la paridad de género.