ACTUALIDADDESTACADAMÁS NOTICIASPOLÍTICASOCIEDAD

Quinto día con escasez de combustibles en el país: cómo sigue la situación

Este lunes se mantenían las filas en estaciones de servicio para cargar naftas en diversas zonas del país, luego de que se incrementara la tensión entre el Gobierno y las empresas petroleras.

Fuentes del sector y del Gobierno afirmaron a Infobae que la situación “continúa normalizándose”, pero no dieron un plazo concreto para que ya no haya más faltantes luego de cinco días de problemas.

El domingo el candidato presidencial y ministro de Economía Sergio Massa advirtió que mañana frenará las exportaciones de crudo si no se normaliza el abastecimiento.

En plena campaña electoral y en respaldo a Massa, el principal gremio petrolero de Vaca Muerta, la cuarta reserva de petróleo no convencional del mundo, anticipó un paro para el miércoles si la situación no se normaliza.

“Si el martes el abastecimiento de combustibles no está resuelto, desde el miércoles no van a poder exportar un solo barco más”, afirmó Massa durante el fin de semana.

Las refinerías que están Argentina abastecen el 80% del mercado local, mientras que el resto se completa con importación de combustibles. La semana pasada había varios barcos frente a la costa del Río de la Plata sin descargar el combustible por la falta de dólares para pagar la importación. Esto se dio en medio del parate técnico de una refinería de la petrolera estatal YPF.

Largas filas en estaciones de servicio para conseguir combustible Largas filas en estaciones de servicio para conseguir combustible

En ese contexto, la secretaría de Energía informó que autorizaría la importación de 10 barcos con combustibles para suplir la demanda, que creció por encima de lo normal debido a un fin de semana largo que tuvo mucho movimiento turístico, además del “ruido de una posible devaluación y de aumentos de precios” luego de la primera vuelta de las elecciones presidenciales de hace una semana.

“Además de respaldar incondicionalmente el cierre de las exportaciones anunciado por Massa para la medianoche del martes, si las empresas continúan castigando a los argentinos nuestra organización sindical iniciará un paro total de actividades con afectación de producción a partir del miércoles”, expresó el Sindicato de Petróleo y Gas Privado de las provincias de Río Negro, Neuquén y La Pampa.

Dos fuentes de firmas petroleras privadas indicaron a Reuters que la amenaza de parar las exportaciones de crudo es una medida “electoralista” que no resuelve el problema ya que la falta de provisión es por un limitante de las refinerías, que están trabajando a capacidad máxima, y no por faltante de crudo.

Flavia Royon, Secretaria de Energía 
REUTERS/Callaghan O'HareFlavia Royon, Secretaria de Energía REUTERS/Callaghan O’Hare

“No es un problema de ausencia de crudo, que es lo que se exporta, el problema es que no hay más capacidad de procesamiento con las refinerías que contamos en Argentina”, afirmó una de las fuentes, que pidió no ser identificada.

Además, la importación de combustibles implica vender a pérdida para los importadores ya que el Gobierno impuso en agosto, tras una devaluación del 20%, un congelamiento del precio del barril de crudo local en 56 dólares, por debajo de los 88 dólares que se comercializa en el exterior.

“Cuando importan las empresas de refinería van a pérdida por vender en el surtidor por abajo del precio que están comprando”, explicó la fuente.

Al mismo tiempo, la producción en Vaca Muerta, en Neuquén, alcanzó en los últimos meses niveles récord de producción de petróleo y en la industria sostienen que en marzo la producción no convencional va a superar al convencional por primera vez en la historia.

“Hoy lo que no se puede frenar es el flujo de producción que viene de las cuencas, porque ahí sí vas a tener problemas”, explicó otra fuente del sector. “No hay desabastecimiento, hay problema de provisión por la escasez de dólares y el congelamiento de precios”, aclaró.

Julián Rojo, experto en energía, dijo a Infobae: “Este problema ocurrió por falta de planificación y control para este evento en particular. Esto es, por no prever la menor elaboración de combustibles por paradas técnicas de las plantas (y asi coordinarlas mejor), por no tener un canal ágil para importar si se necesita y por no monitorear el sector para ir tomando medidas de prevención”.

“Para el largo plazo es otra cosa: no hay regla clara de fijación de precios y eso afecta sin dudas las inversiones y la planificación de mediano y largo plazo. Todo es responsabilidad de la subsecretaria de hidrocarburos”, indicó.

El viernes, en la reunión que tuvo con los directivos de las 4 principales petroleras con operaciones de refinación (YPF, Raízen, que vende la marca Shell, Axion y Trafigura, que vende la marca Puma), la secretaria de Energía Flavia Royón, dijo que el gobierno facilitaría la importación de 10 buques con combustible. ¿Y después qué?, se preguntan los conocedores del sector, ya que la Argentina importa normalmente cerca del 20% de los combustibles refinados que se consumen localmente.