Los Reyes Magos fueron diversos antes de las cuotas raciales

Cada 6 de enero se conmemora en el mundo el Día de Reyes para emular la historia de cuando Baltasar, Melchor y Gaspar le llevaron presentes al niño Jesús. Hoy en día, con ciertas distancias de la narrativa original, los pequeños de la casa también reciben regalos en esta fecha. Más allá del relato central que envuelve a estos personajes, también es importante recordar que desde aquí ya se establece una caracterísitca importante en ellos: son multiétnicos, llegan de distintos rincones del mundo. Ya eran diversos, sin necesidad de cuotas raciales.

Todo pesebre, belén y nacimiento tiene a un negro árabe, un persa y uno rey mago de la India: Baltasar, Melchor y Gaspar. Contrario al relato «woke» y progresista, nuestra cultura fomenta la integración. No se limita al color de piel, también integra las costumbres. Los regalos de los Reyes Magos tienen un significado. El oro representa la condición de Jesús de rey; el incienso, la divinidad del niño y su identidad como Hijo de Dios y la mirra a la mortalidad de Jesús.

Antes de la islamización de lo que es hoy Irán y sus alrededores, los persas eran de tes clara. Aún los hay pero no en la proporción del mundo clásico. De hecho, Irán significa tierra de los arios. Por eso a menudo Melchor es representado con una barba roja (que es un gen recesivo que puede aparecer en muchas etnias).

A su vez, Baltasar, representado como negro, provino de lo que es hoy la península arábiga. Por lo cual es culturalmente árabe pero étnicamente negro. Asimismo, en la India hay personas de todos los colores. Los hay con ojos azules y también una etnia negra (los siddi). De manera que Gaspar, a menudo representado blanco, bien puede perfectamente ser un brahmin o, representado de igual forma de cualquier otro color y aun así sería históricamente correcto.

La cristiandad fue el salto que distanció del tribalismo

De hecho, el gran salto del Antiguo Testamento al Nuevo Testamento es el fin del tribalismo. No es más la noción de un «pueblo elegido», los descendientes de Abraham. Bajo Dios padre se es descendiente del patriarca por medio de la fe, no la sangre. Esto permite hermanar a los pueblos más allá de las etnias y tribus.

Esto no excluye al judío. Al contrario, lo integra. El pesebre tiene por ello un buey y un jumento. El buey representa a los judíos, el jumento a los que hasta entonces eran considerados gentiles, en particular a los cristianos, todos hijos de Dios, ya no divididos sino unidos ante un mismo rey.

Pero es un rey humilde que nació en condiciones precarias, perseguido. Lo cual causó un antes y un después en la historia de la humanidad, el alfa y el omega, tal que la historia se divide en un antes y después de Cristo.

Fue una afrenta al Herodes de su tiempo y los que vendrán. Cómo el nacimiento de un niño puede hacer temblar tiranos y a la vez cómo puede inspirar a pueblos enteros. Pues puso fin a la estratificación al nacer en la pobreza como tantos.

Cada año en Reyes se afirma. Los Reyes Magos muestran cuan diversos son sin cuotas raciales y le brindan a los niños de cada comunidad la esperanza y alegría que su vida merece ser celebrada, no eliminada por orden de un rey.

 

Mamela Fiallo Flor

Mamela Fiallo Flor es profesora universitaria, traductora, columnista y firme amante de la libertad.