Lenta agonía inflacionaria: la actividad económica se paralizó en julio y los precios subieron hasta un 7,4%

El INDEC confirmó que el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) registró una caída del 0,04% en el mes de julio. El frenazo de la economía es consistente con el brutal aumento inflacionario registrado en el mismo mes.

Los precios minoristas tuvieron un violento aumento de hasta 7,4% solamente en julio, mientras que los precios mayoristas subieron un 7,1% en el mismo mes. La inflación mensual se triplicó desde noviembre del año pasado, y en el mismo período la actividad económica moderó cada vez más su crecimiento hasta verse completamente agotado en julio.

Los resultados anunciados por el INDEC corresponden al mes de la fugaz gestión de Silvina Batakis al frente del Ministerio de Economía. La ausencia de un programa económico y la fuerte desconfianza que inspiraba la exministra provocaron una reacción adversa en los mercados financieros y en la economía real.

La actividad acumuló un aumento del 5,6% interanual en comparación al mismo mes del año pasado. Esta variación se mantiene en caída mes tras mes, ya que superó el 10% en diciembre del año pasado, cayó al 8,5% en febrero, 7,9% en mayo, 6,9% y finalmente 5,6% en julio. El estancamiento económico evapora progresivamente el efecto de arrastre estadístico contra el 2021.

La industria manufacturera obtuvo la mayor incidencia en el índice general, y cayó un 1,2% en julio contra el mes anterior. Por otra parte, la pesca, los servicios públicos (electricidad, gas y agua) y la actividad agrícola-ganadera tuvieron los peores registros de julio, y mantuvieron caídas interanuales contra julio del año pasado.

Aún antes de conocerse los datos de julio, la mayor parte de las consultoras privadas proyectan una recesión para el segundo semestre del año. El promedio de expectativas refleja una caída del 1,2% para la segunda mitad de 2022.

El Centro de Investigación en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) desarrolla estimaciones coincidentes con el diagnóstico de las consultoras. El Índice Líder de la universidad cayó un 0,85% en junio y hasta un 2,4% en julio. Este indicador se sustenta de múltiples índices de alta frecuencia, y anticipa un período recesivo para el segundo semestre.