La Academia de Periodismo y la Fundación LED condenaron los dichos de Aníbal Fernández sobre Nik

Las organizaciones cuestionaron el tuit del ministro de Seguridad de la Nación por provocar “temor y zozobra” en la familia del dibujante

El comentario del ministro de Seguridad de la Nación, Aníbal Fernández, en contra del dibujante Nik sigue causando revuelo en la opinión pública y en las redes sociales. Dos entidades de la sociedad civil, la Fundación LED y la Academia Nacional de Periodismo condenaron las expresiones del funcionario, a las que calificaron de “mensaje intimidatorio” contrario a la libertad de expresión.

La controversia se inició ayer, cuando Aníbal Fernández difundió en su cuenta personal de Twitter un mensaje en respuesta a una publicación crítica hacia el Gobierno de parte Dzwonik, popularmente conocido como Nik. El ilustrador se había manifestado en contra de las políticas electorales del Gobierno y la entrega de electrodomésticos o viajes utilizados para recuperar el voto de la población.

“Regalar heladeras, garrafas, viajes de egresados, planes, platita, lo que sea, lo que venga. Qué triste no escuchar nunca la palabra TRABAJO, ESFUERZO, FUTURO, PORVENIR. Los va a volver a derrotar la DIGNIDAD del pueblo”, fue el tuit de la cuenta @Nikgaturro que generó el cruce y alteró la política en pleno fin de semana extra largo. A ese mensaje, el funcionario que es el responsable máximo de la seguridad en la Argentina le respondió lo siguiente: “Muchas escuelas y colegios de la CABA reciben subsidios del Estado y está bien. Por ejemplo la escuela/colegio ORT. ¿La conocés? Si que la conocés… O querés que te haga un dibujito? Excelente escuela lo garantizo. Repito… ¿Lo conocés?”.

El cruce derivó en el anuncio de una denuncia penal por amenazas -ya que fue interpretado como un mensaje intimidatorio y una situación de acoso hacia la familia del humorista-, lo que motivó un posterior pedido de disculpas por parte del funcionario.

Con el estallido de la polémica, varias organizaciones de la sociedad civil y periodísticas repudiaron los dichos de Aníbal Fernández. En esa sintonía, la Academia Nacional de Periodismo comunicó su “más enfático repudio a la amenaza que sufrió el dibujante y humorista Cristian Dzwonik”.

“En este caso, Nik solo había expresado en su cuenta personal en Twitter una opinión crítica sobre decisiones políticas del gobierno. El ministro Fernández hizo ostentación luego de la información personal que tiene de Nik, sobre todo del colegio donde estudian sus hijas”, argumentó.

Y continuó: “Se trata claramente de una actitud de intimidación que provocó temor y zozobra en la familia del historietista. Después, el ministro Fernández divulgó un dibujo que Nik había hecho solo para ser usado internamente por el colegio ORT, donde estudian sus hijas. La obscenidad con que el ministro Fernández exhibe la información personal, familiar y escolar de las hijas de Nik constituye un avance insoportable del Estado sobre las libertades públicas y, desde luego, sobre la libertad de prensa, ya que Nik es un hombre de la prensa libre. Las supuestas retractaciones posteriores del ministro Fernández estuvieron siempre condicionadas por palabras que solo agravaron el conflicto”.

El tuit que generó la respuesta del ministroEl tuit que generó la respuesta del ministro

 

“Reclamamos al presidente de la Nación, que se comprometió a respetar la libertad de prensa y a aceptar las opiniones distintas como un hecho natural de la vida democrática, a expresarse públicamente sobre la actitud claramente autoritaria de su ministro de Seguridad. Y requerimos de igual modo al Congreso de la Nación que tome cartas en el asunto porque está en juego el sistema de libertades garantizado por la Constitución”, indicó la entidad.

Al repudio se sumó también la Fundación LED Libertad de Expresión + Democracia, en la que coincidió que el hecho fue una “intimidación” que expone “el clima de baja tolerancia a la crítica por parte de las autoridades nacionales”.

“La amenaza implícita que encierra la respuesta ministerial, agrega un tono de mayor gravedad a la tensión sobre la libertad de opinión en nuestro país. La intimidación o amenaza a un ciudadano por sus comentarios excede el límite de los parámetros democráticos en el que el debate público debe transcurrir, poniendo al gobierno en su conjunto, en una actitud que, de no mediar una toma de posición oficial ante la inconducta de un miembro de su gabinete, lo torna ilegítima y autoritaria”, señaló la entidad presidida por Silvana Giudici, ex titular del Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM).

El comentario de Aníbal Fernández que generó repudios de la oposición y sectores periodísticosEl comentario de Aníbal Fernández que generó repudios de la oposición y sectores periodísticos

 

 

En su argumentación, la ONG citó jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que señala como “el control democrático de la sociedad, a través de la opinión pública, fomenta la transparencia de las actividades estatales y promueve la responsabilidad de los funcionarios sobre su gestión pública, razón por la cual se debe tener una mayor tolerancia y apertura a la crítica frente a afirmaciones y apreciaciones vertidas por las personas en ejercicio de dicho control democrático”. Y agregó: “De allí que el adecuado desenvolvimiento de la democracia requiera la mayor circulación de informes, opiniones e ideas sobre asuntos de interés público”.

Según la agrupación, la disculpa posterior de Aníbal Fernández a través de la misma red social, en la que expuso “conocimiento sobre distintos datos personales del agraviado”, “profundizó la intimidación inicial” ya que utiliza ese tipo de “información privada de Dzwonik para exponerlo, amedrentarlo por su opinión, dando un mensaje claro a la sociedad”.

Situaciones como estas, representan sin lugar a dudas una fuerte restricción a la libertad de expresión”, indicó en un comunicado Fundación LED.

“La Fundación LED Libertad de Expresión + Democracia se solidariza con el cronista gráfico Cristian Dzwonik, y expresa su enérgico repudio a cualquier tipo de agravio, intimidación o amenaza hacia la prensa, hacia la opinión ciudadana así como hacia toda restricción que comprometa el ejercicio de la libertad de expresión amparada por la Constitución Nacional y los Tratados Internacionales de Derechos Humanos que a ella se integran.

Esta mañana, el ministro Aníbal Fernández lamentó lo sucedido y negó haber amenazado al humorista gráfico Nik al señalar que su posteo no fue “otra cosa que un debate” a través de Twitter. ”No hay ningún agravio, no hay ningún insulto, no hay ninguna referencia a nadie en particular, estamos hablando de subvenciones”, expresó el funcionario en declaraciones a la prensa acerca del cruce con el dibujante.

Para mí, los hijos, las casas, las mujeres son templos; uno no se mete con esa cosas. No se me caen los anillos, me parece que es obligatorio de uno tener que aclarar estas cosas”, resaltó y finalizó: “Si lo tomó como una amenaza le pido perdón”.